domingo, 17 de agosto de 2014

Estoy. Noches de mierda y ojos que lloran.

Estoy sufriendo por dolores que nadie ve, dolores que sólo yo puedo sentir.
Estoy luchando en una guerra contra mi, teniendo todas las de perder y la victoria es la opción de los valientes; soy una cobarde.
Estoy con la vida llena de un gris muy pálido, y con los labios pintados de rojo (de un rojo muy de puta, que me queda de puta madre) esperando a que vengas como una bala, a doler, y me saques a bailar.
Estoy más cerca del suicidio que de encontrar alguna razón para salvarme la vida o para salvarme de mi vida y tirarme al vacío para acabar con él, sólo sirve para acabar y más vacía todavía, aunque bueno, si tengo eso dentro, supongo que ya tengo algo.
Estoy cansada de estar montada en esta jodida montaña rusa que no hace otra cosa que descender y que si sube es para caer más bajo, para tener más vértigo y para darnos de hostias, de esas incurables.
Estoy que no estoy.

5 comentarios:

  1. Es increíble como escribes y lo que llegas a transmitir.

    ResponderEliminar
  2. No se de donde sacarás ideas para escribir cosas tan bonitas, pero solo decirte que me encanta lo que escribes, refleja lo que eres, como eres.
    Gracias por compartir con nosotros todo eso guapa, y nada, que sepas que me sirves de apoyo, me encanta leer tu blog cuando tengo algún dia malo. BSS sigue asi, que vales la pena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! No son ideas, es más una mezcla de demasiadas cosas que no sé exactamente que son.
      Gracias por leer.

      Eliminar
  3. A veces vivir en gris no está tan mal. Acaba gustando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que gustar... Te acabas acostumbrando.

      Eliminar